¿CÓMO AGRANDAR LOS PIES DE GATO?

Fácil, en 4 PASOS:

Te has comprado un pie de gato demasiado pequeño?

No te preocupes, a continuación te explicamos una solución casera para darlos de sí en poco tiempo.

Qué necesitamos?

  • Los pies de geisha, digo, de gato.
  • Crema hidratante/humectante espesa. Recomendación; NIVEA de la lata azul
  • Un secador de pelo
  • Paciencia, humor, y quizá alguna clase de baile.

Al lío!

  1. Nos untamos los pies descalzos con una capa bien espesa de crema.
  2. Nos ponemos los pies de gato
  3. Les damos calor con el secador (por todo, el caucho, la piel o el sintético…)
  4. Cuando notemos que están bien calientes, nos pegamos un dancig, andamos por la casa, hacemos la colada, la limpieza que toque…vamos lo que sea, la cuestión es que nuestro pie se mueva en todas sus formas.

La idea es que la crema penetre en la piel del pie de gato, aunque sea sintética, algo nos cederá. Con el calor, la goma se dilata y adopta la horma de nuestro pie. Y si le vamos dando movimiento va adaptando las formas en las que debe trabajar.

Si tenéis alguna duda o algo a comentar, hacedlo a continuación, os responderé encantada!

Abrazo grande! <3

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.